Noticias de Astronomía

Nubes noctilucentes

Estamos en el verano del hemisferio Norte, época en la que suelen avistarse desde latitudes medias - altas las conocidas como nubes noctilucentes. Se trata de misteriosas nubes con un característico tono azul eléctrico que se observan ya entrada la noche. Se originan en las capas altas de la atmósfera y están relacionadas con el polvo meteorítico barrido por nuestro planeta.

Nubes noctilucentes desde la ISS

Nubes noctilucentes fotografíadas a bordo de la Estación Espacial Internacional el día 13/07/12

Aunque con total seguridad fueran observadas previamente, no hay referencias claras a este fenómeno hasta el año 1885. De entonces son famosos los espectaculares atardeceres originados por las partículas en suspensión originadas en la erupción del Krakatoa, y numerosos espectadores advirtieron la presencia de estos filamentos de brillo eléctrico, bien entrada la noche. A un observador en particular, el alemán T.W. Backhouse, se le atribuye el descubrimiento de este fenómeno, por entonces atribuido a la erupción del volcán Krakatoa.

En el caso de las nubes noctulicentes, un porcentaje considerable de las partículas que actúan como núcleos de condensación nubosa (en torno a los que se agregan moléculas de agua para formar cristales de hielo) está constituido por restos de material meteorítico barrido por nuestro planeta y que quedan en suspensión entre los 70 y los 100 km (las nubes noctilucentes se forman a unos 80 km de altura). El tamaño medio de los cristales es tan solo de unos 50 nm, pequeño si lo comparamos con el tamaño de los cristales de otras nubes como los cirros, que se forman en las capas bajas de la atmósfera, entre 10 y 100 veces mayores! Al ser tan pequeños, los cristales de las nubes noctilucentes causan fuerte dispersión en longitudes de onda cortas del espectro visible y de ahí su característico tono azul.

Además de su origen extraterrestre, otra cosa es muy curiosa en relación con estas nubes... Parece ser que poco a poco dejan de estar confinadas en latitudes altas y van siendo más frecuentes sobre latitudes medias. De ahí que el número de avistamientos sea cada vez mayor. Han llegado a ser visibles incluso desde la península ibérica (Calar Alto, Almería).

Nubes noctilucentes en Ciencia NASA (en inglés)

 

¿Quieres saber Astronomía?

Próximas Actividades

Sin eventos

Galería

Zona privada