Noticias de Astronomía

Oposición de Júpiter '15

¿Habéis visto ese astro brillante que aparece al Este al comienzo de la noche destacando sobre los demás? Es el planeta Júpiter, que el día 06/02/15 alcanza su momento de visibilidad óptima: la oposición. El planeta gigante, con sus bandas nubosas y sus cuatro satélites principales es un espectáculo para pequeños telescopios, incluso para prismáticos.

Pulsar para ampliar

Júpiter sobre el horizonte E, la primera quincena del mes de febrero hacia las 20:00 T.U. Pulsar para ampliar.

La oposición de un planeta exterior tiene lugar cuando este, la Tierra y el Sol se alinean (aquí tenéis un vídeo en el que se explica esto, perteneciente a nuestro curso on line de Astronomía). En estas fechas la distancia entre dicho planeta y la Tierra es mínima, y por lo tanto el tamaño aparente del planeta es máximo, su brillo es también máximo, puede observarse durante toda la noche... Por eso decimos que alcanza su visibilidad óptima.

Este 2015 la oposición de Júpiter es el 06 de febrero, aunque podrá observarse en muy buenas condiciones durante todo lo que resta del invierno. Justo ese día se encontrará dentro de los límites de la constelación de Cáncer, muy próximo a su límite con Leo, a 4'34 Unidades Astronómicas de la Tierra (640 millones de kilómetros). Su tamaño angular será de 45" y su magnitud aparente de -2'4.

Esta oposición es además un tanto especial ya que coincide justo con el equinocio del planeta gigante (el Sol cruza por estas fechas el plano del ecuador joviano). Esto ocasiona que se produzcan fenómenos mutuos muy curiosos entre sus satélites principales (se proyectan su sombra entre sí, transitan unos por delante de otros...).

Es absolutamente inconfudible. Si dirigimos nuestras miradas hacia el Este a eso de las diez de la noche, veremos un astro brillante que destaca sobre los demás. Pues ese es.

¿Tenéis unos prismáticos? Dirigidlos hacia Júpiter y veréis alineados y muy pegados a él varios de sus cuatro satélites principales; Io, Europa, Ganímedes y Calisto, los llamados galileanos. Decimos varios ya que aunque son visibles los cuatro, lo más seguro es que alguno no se vea por estar oculto tras el propio Júpiter, o estar transitando por delante de él y que pase desapercibido. Si tenéis la paciencia de hacer un pequeño esquema con la posiciones que estos ocupan veréis como cambian de una noche para otra según avanzan en su órbita.

Con un telescopio la visión se hace magnífica, apreciándose mucho mejor los satélites galileanos y sus fenómenos mutuos (tránsitos del satélite y de su sombra por delante del disco de Júpiter, ocultaciones por detrás de él, cerradas conjunciones entre ellos...). También se pueden observar los cinturones nubosos de Júpiter y su famosa mancha roja.

Más información en Ciencia NASA

 

¿Quieres saber Astronomía?

Próximas Actividades

Sin eventos

Galería

Zona privada