Noticias de Astronomía

Lluvia de meteoros del cometa 209P/LINEAR (Camelopardalidas de Mayo)

Al amanecer del día 24/05/14 la Tierra estará inmersa (por vez primera) en un enjambre de partículas desprendidas del cometa 209P/LINEAR entre los años 1898 y 1919. Como resultado podremos contemplar una nueva lluvia de meteoros que promete ser un gran espectáculo; las Camelopardálidas de Mayo.

Radiante de la lluvia de meteoros

Posición del radiante de la lluvia de meteoros del cometa 209P/LINEAR. Gráfico válido para observadores peninsulares, mirando sobre el horizonte Norte a las 03:00 T.U. del día 24/05/14 (05:00 hora local española peninsular). Pulsar sobre la imagen para ampliar.

El 209P/LINEAR fue descubierto el febrero de 2004 por el Lincoln Latoratory Near Earth Asteroid Research (LINEAR), catalogándose en principio como un asteroide. Posteriormente el objeto comenzó a presentar actividad de cometa (coma, cola, etc...) y se le reclasificó como cuerpo cometario.

El 209P/LINEAR es un cometa ya bastante desgastado que tiene un período orbital de cinco años (el último paso por el perihelio ha tenido lugar el día 06/05/14). ¿Qué tiene de peculiar este objeto? pues que diferentes modelos que simulan el comportamiento del material eyectado de su núcleo en los diferentes pasos por el perihelio, predicen que el día 24/05/14 nuestro planeta atravesará un filamento denso compuesto por meteoroides eyectados entre los años 1898 y 1919 y  por lo tanto podremos contmplar una nueva lluvia de meteoros (la lluvia fue predicha por primera vez en 2006 por P. Jennisken en su publicación Meteor showers and their parent comets).

Recordemos que un meteoro (popularmente estrella fugaz) tienen lugar cuando un minúsculo fragmento de polvo (meteoroide) impacta en las capas altas de la atmósfera a decenas de kilómetros por segundos. Al vaporizarse origina un destello que desde el suelo vemos como una estrella fugaz.

Las lluvias de meteoros (Leónidas, Perseidas, Oriónidas, o esta que nos ocupa...) ocurren cuando la Tierra atraviesa los conocidos como enjambres meteóricos, regiones muy ricas en meteoroides desprendidos de un núcleo cometario (en este caso del 209P.

Los diferentes modelos (Jenniskens, Vaubaillon, Ye/Wiegert, Maslov) coinciden bastante con la hora del máximo, que se podría esperar para las 07:30 T.U. del día 24/05/14. Eso se corresponde con las 09:30 hora local española peninsular, de día en la península. En todo caso hemos de observar al amanecer ya que si todo va bien podremos observar una actividad de decenas de meteoros a la hora según nos aproximamos al máximo (o incluso más si se adelantara... quién sabe!). Los observadores que contemplarán el fenómeno en las mejores condiciones serán los situados en América del Norte.

En lo que ya hay más discordancia es en la tasa de actividad que va a tener la lluvia. Esto se indica con la THZ, la Tasa Horaria Cenital o número de meteoros que veríamos en una hora en condiciones ideales de observación. Las predicciones oscilan entre los 100 y los 400 meteoros a la hora, mejor que cualquier otra lluvia habitual. No se descarta incluso que pueda tener lugar actividad de tormenta (1000 meteoros a la hora o más) ya que en la misma región nos encontraremos con más filamentos desprendidos durante el siglo XIX.

La velocidad de entrada de los meteoroides es lenta, de unos 20 km/s, por lo que se prevén fugaces lentas y de mayor duración. Además, según los modelos el tamaño típico de estas partículas es grande, del orden de 1 mm. A mayor tamaño, meteoros más brillantes, así que no sería raro que pudiéramos ver unos cuantos bólidos. Incluso se especula con que al tratarse de un cometa muy desgastado pudieran haberse despredido fragmentos realmente grandes que originen bólidos espectacularmente brillantes.

El radiante de la lluvia (la zona del cielo de la que parecen partir los meteoros) se encuentra próximo a la estrella Polar, sobre el horizonte Norte, dentro de los límites de la constelación de la Jirafa (Camelopardalis). De ahí el nombre Camelopardálidas de Mayo. La Luna hará aparición de madrugada con una fase menguante del 30% por lo que no será muy molesta.

Para observar la lluvia hemos de desplazarnos a lugares libres de contaminación lumínica, con horizontes libres de obstáculos. Observemos de madrugada sobre el horizonte N, centrando nuestro campo de visión a unos 45º de la estrella Polar (echadle un ojo al gráfico del inicio de este artículo para haceros una idea).

¡A cruzar los dedos!

Más información en este artículo de SOMYCE

Más información en este artículo de Josep M. Trigo

Más información en Ciencia NASA

Animación sobre la lluvia realizada por José M. Madiedo:

Animación sobre las lluvias de meteoros del Curso on line de Astronomía de Aula de Astronomía:

 

 

 

¿Quieres saber Astronomía?

Próximas Actividades

Sin eventos

Galería

Zona privada