Noticias de Astronomía

Lluvia de meteoros Liridas '14

En las noches del 21 al 22 y del 22 al 23 de abril asistimos a la máxima actividad de la lluvia de meteoros Liridas, una de las primeras lluvias de meteoros importantes del año.

En la siguiente imagen presentamos la posición del radiante de la lluvia tal y como lo verán los observadores peninsulares, mirando al NE hacia las 23:30 T.U. (pulsar para ampliar).

Radiante de las Liridas

Los meteoros de las Liridas son fragmentos procedentes del cometa Thatcher (C/1861 G1), que impactan en la atmósfera terrestre a unos 50 km/s, produciendo el fenómeno de meteoro (estrella fugaz).

Nuestro planeta atraviesa durante el día 22/04/14, entre las 10:00 T.U. y las 21:00 T.U. la región más densa en meteoroides del enjambre asociado al cometa. La THZ de la lluvia (Tasa Horaria Cenital, o número de meteoros que veríamos a la hora en condiciones ideales de observación) es de unos 18 meteoros. El máximo de la lluvia suele durar solo unas pocas horas y presenta un nivel de actividad variable, lo que aumenta el interés de esta corriente (en el año 1982 se alcanzaron los 90 meteoros a la hora).

La lluvia se observa a simple vista. Hemos de desplazarnos hacia un lugar con horizonte sin obstáculos y lo más libre posible de contaminación lumínica. Los meteoros pueden aparecer en cualquier punto de la bóveda celeste pero si prologáramos hacia atrás los trazos de todas las Liridas veríamos como, todos ellos, parecen confluir en una misma zona del cielo: el radiante de las Liridas. El radiante se encuentra dentro de los límites de la constelación de la Lira, y de ahí el nombre de la lluvia de meteoros.

Observaremos más meteoros cuanto mayor altura alcance el radiante sobre el horizonte. Antes del amanecer estará casi en el cénit y será el mejor momento. Dirijamos nuestra vista hacia la zona N del cielo, opuesta a donde se encuentra la Luna y su molesto resplandor.

La Luna menguante (fase del 40%) se encontrará hacia el SE, en el interior de la constelación de Acuario. La presencia de la Luna siempre empeora las condiciones de visibilidad de una lluvia de meteoros (su brillo nos impide observar a los meteoros más débiles de la corriente), pero de todos modos su presencia no será muy molesta al tener una fase del 40%.

 

¿Quieres saber Astronomía?

Próximas Actividades

Sin eventos

Galería

Zona privada